Categoría: Entre trastos

Duelo en niños

Son muchas las consultas que me llegan sobre como gestionan los niños una pérdida.

Cuando hablamos de pérdida, no sólo nos referimos a la muerte de un familiar, sino que también hace alusión a la separación de los padres, mudarse y tener que separarse de la familia, cambiar de colegio, un amigo que se traslada a otra ciudad, un hermano no nacido, etc.

Debemos tener claro que los niños son (mini) personas, con sus emociones, sus sentimientos y por supuesto, que sufren ante una pérdida.

También hay que tener en cuenta el momento en el que se produce la pérdida, no es lo mismo sufrir una pérdida con 5 años que vivirla con 11.

Imagen relacionada

Centrándonos en la gestión emocional del niño, debemos estar física y emocionalmente cerca durante todo el proceso. Haciéndoles sentir seguros y protegidos en todo momento. Dándoles todo el amor que sea necesario y arropando sus emociones. Evitar que se sientan solos o que sus emociones no están siendo comprendidas.

Si hablamos  del duelo ante la muerte, partiremos de que si son muy pequeños tienen un concepto de muerte muy limitado y esto les genera confusión. Debemos ser muy delicados y explicarles lo que ha sucedido (si es necesario hacer uso de cuentos, historias), y hacerles entender que ese familiar no va a volver.

Se suele hacer uso del “se ha marchado” y esto puede dar a confusión y llegar a pensar que igual que “se va” puede “volver”. Sobre todo, hay que tratar el tema con naturalidad y explicar lo que realmente es, el fin de la vida. Lejos de sobreproteger al niño ante sentimientos de tristeza hay que ayudarle a tener sus propias herramientas y adquirir un aprendizaje que le acompañará el resto de su vida.

Es completamente normal que durante el proceso el niño manifieste algún tipo de regresión en cuanto a conductas o hábitos ya adquiridos, aislamiento, quejas somáticas, etc. Ante este tipo de conductas no debemos castigar o culpar al niño, sino que debemos ser comprensivos y empáticos y colmarlo de amor.

¿Habéis vivido un proceso de duelo con un niño? ¿me explicáis vuestra experiencia y la comentamos?

El mundo que nos queda

Después de los últimos acontecimientos políticos no puedo sino hacer una reflexión que quiero compartir con todo el mundo. ¿Qué mundo estamos creando? ¿qué clase de sociedad estamos forjando?

Llevo días mal, triste y rabiosa. Sí, rabiosa. La rabia, es una emoción que bien calibrada no tiene por qué ser mala, nos ayuda a aprender, a encajar las cosas y a crecer interiormente. Pero mal gestionada  puede ser destructiva.

Resultado de imagen de rage

Hago una reflexión… ¿acaso no empezamos  a forjar las relaciones interpersonales desde que somos bien pequeños?

Expongo un caso que estoy viviendo muy de cerca.

Niños pequeños, de entre 3 y 5 años, que practican un deporte. Algunos de los niños no prestan excesiva atención al entrenador, juegan, se tiran por el suelo, etc, hasta aquí os parece todo normal ¿verdad? Son niños ¡qué van a hacer sino!

Pues parece ser que no es “lo normal” para algunos padres, y digo yo ¿sólo porque no actúe como tú debes darle la espalda?

Niños con apenas 4 años adoctrinados en un discurso aprendido cual loro repetidor sobre cuán concentrado se debe estar en el partido, comentarios de padres de “no te acerques a fulanito que sólo juega y no está por el partido”, miradas de padres compadeciéndose porque tu hijo no actúa como creen que debiera hacerlo.

¿Qué clase de adultos estamos educando si en algo tan simple como es ir a practicar un deporte ya estamos estigmatizando y apartando a un niño tan sólo porque lo que quiere hacer es jugar?

Resultado de imagen de bullying children

Estamos enseñando a nuestros niños que aquello que es diferente, que no es lo que está estipulado como “lo normal”, tenga que dejarse a un lado.

Abogamos por una sociedad de integración, de igualdad y de solidaridad y nos olvidamos de lo más importante, inculcar a nuestros niños la tolerancia, la diversidad y el respeto. Un simple gesto, un comentario, puede marcar la diferencia.

Si lo extrapolamos a nuestra actualidad política (sin entrar en ideologías) podemos ver como lo que precisamente falta es RESPETO, TOLERANCIA y DIÁLOGO.    Y con rabia,  mucha rabia contenida y mal gestionada.

Entonces, ¿cuál es la sociedad que nos queda? Empecemos a crear los cimientos de una sociedad EMPÁTICA, RESPETUOSA y COLABORATIVA. En definitiva, a crear el mundo en el que todos queremos vivir. Y dejemos la rabia a un lado.

Imagen relacionada

Se acabaron las vacaciones… ¿y ahora qué?

 

¡Ya hemos pasado la primera semana!

Y es que la vuelta al cole es, quizás, la época del año más dura para las familias. Y no lo digo por el gasto que ésta supone (libros, materiales diversos y extra escolares), estoy hablando de lo que supone emocionalmente a nuestros hijos, sobre todo para los más pequeños de la casa.

En los diferentes telediarios hemos estado viendo imágenes de niños llorando por volver al colegio y separarse de sus padres. Y es que para la mayoría de niños es un paso que provoca miedo, incertidumbre, tristeza y ansiedad por separación.

Os voy a contar mi experiencia y cómo fue la adaptación para mi hijo y para mí.

Alain, un niño que a falta de 3 meses para cumplir los 3 años se separaba de su familia para iniciar P3. Mi hijo no había ido a la guardería nunca.  Su padre y yo, tras analizar los pros y los contras, habíamos decidido no llevarlo (pero de esto os hablaré más adelante). Durante el periodo de adaptación me di cuenta de que, quizás, había tomado la decisión errónea.

¡Pasamos un mes horrible, horrible!! Cada día al levantarse y al preguntarme si tenía que ir al cole, lloraba, al dejarlo en la clase, lloraba, al recogerlo, lloraba, al volver a las 15h, lloraba, al recogerlo a las 17h, lloraba. En definitiva, lloraba todo el tiempo. Para mí, era como si me arrancaran un trocito de mi corazón, dejaba a mi hijo llorando desconsoladamente, llamándome desesperadamente, porque no quería quedarse allí. ¿Cómo paliar esos sentimientos de tristeza? ¿Cómo ayudarle a que no tuviera miedo?

El proceso de adaptación depende de cada niño, depende del colegio y también de su profesor/a. Éste/a debe acompañar de una forma respetuosa y empática a nuestros hijos, ayudándolos a superar sus miedos y acompañando su tristeza.

¿Qué podemos hacer nosotros como padres? debemos escucharlos, acompañarlos y llenarlos de cariño. Es fundamental que se sientan comprendidos por sus padres y que puedan expresar lo que sienten sin ser juzgados y/o etiquetados. Deben tener la libertad de sentirse libres de exteriorizar como se sienten.

En definitiva, es un proceso bastante complicado, sobre todo si se trata de niños pequeños que inician la guardería o la escolarización, ya que su inmadurez facilita que no sepan gestionar sus emociones. Debemos ponernos en su lugar y tratarlos como nos gustaría que nos trataran a nosotros si nos sintiéramos así.

Así pues, os voy a dar unos consejitos para afrontar mejor esa etapa, y no, no os voy a recomendar eso de adelantar rutinas, bla bla bla…

7 TIPS PARA INICIAR/VUELTA AL COLE:

  • Hazle partícipe de todo lo que supone esta etapa: elegir mochila, escoger la ropa que va a llevar puesta, comprar los libros, etc… De esta forma provocará en ellos unas expectativas vinculadas a unos sentimientos positivos. Recordemos que a nuestros hijos les encanta hacer cosas con nosotros.
  • ¡Hablad mucho! Y es que un abanico de nuevas sensaciones y emociones está por llegar, nuevos amigos con los que jugar, nuevas canciones que cantar… ¿acaso no es todo eso súper divertido?
  • Ármate de paciencia, sí, mucha paciencia, y es que debemos entender que para ellos supone un gran cambio. Respira hondo, ¿si? Nuestra actitud es muy importante.
  • Ayúdate de recursos literarios. Hay muchos libros que hablan de cómo sus protagonistas afrontan el inicio/vuelta al cole. A mi particularmente me entusiasma “Lléname de besos el bolsillo”. Un libro precioso que os enamorará.
  • Facilítale un talismán o amuleto (puede ser una prenda de ropa, una pulsera, un besito nuestro en su mano…), algo que cuándo lo mire, toque, huela le haga pensar en nosotros y se sienta reconfortado/a.
  • positivo en todo momento y no verbalices delante de ellos tu depresión postvacacional por volver al trabajo, lo asociará directamente.
  • Amor, amor y más amor. Y es que en él está la clave.

Alain, su padre y yo conseguimos tirar la pared del miedo abajo y levantar un muro de ilusiones. Nuestro hijo consiguió vencer sus miedos, y donde antes veía una cueva oscura ahora veía un mundo de fantasía. Pasó de llorar a saltar y cantar, y eso, eso te llena el corazón sobremanera. Fue un proceso duro, difícil, pero el amor, la comprensión y el diálogo consiguió que lo superáramos.

¡Ánimo!!! ¡Pronto pasará!! Y aquí estoy para acompañaros.

Empezamos…

Desde este espacio hablaré de todo lo que tenga que ver con los niños y su comportamiento.

Aprenderemos como ayudarles a gestionar sus emociones respetándoles y acompañándoles.
Hablaremos de las diferentes psicopatologías en la infancia y cómo detectarlas.
Trataremos las relaciones parterno-filiales e identificaremos situaciones no deseadas.

En definitiva, todo lo que envuelve al mundo de la infancia-adolescencia, tratado desde una visión integradora y holística de la psicología.